En Villa Crespo, un camerunés sorprende con sus platos

(CABA).- Maxime Tankouo aprendió a cocinar a los diez años mientras ayudaba a su madre, Cecile, en Douala.  “Mi plato de infancia es la sémola, el fufú, que se come con la mano”, asegura desde su restaurante El Buen Sabor.

Sourced through Scoop.it from: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *